Notas

Maitena Amorim- FEZ

NOTAS

Hace 22 años, en Buenos Aires (Argentina) la empresa de muebles Fez comenzó a gestarse. Hoy, más de dos décadas después, ofrece a sus clientes una experiencia de compra diferente a través de la prueba de los muebles a domicilio.

“Durante muchos años tuvimos importación exclusiva de Marruecos; en ese momento fue el diferencial y después empezamos a incorporar mobiliario más asiático. Hoy estamos más parados desde ese lugar”, explicó a Casadeco Maitena Amorim, directora de Fez. 

La empresaria e interiorista destacó que el proceso de compra de los muebles que traen de Asia se basa en la confianza que construyó durante muchos años de trabajo con los fabricantes de oriente:  “Contamos con piezas únicas y en algunos casos antiguas.  Nos gusta mucho trabajar con diseñadores franceses que hacen cosas en Bali”, agregó. 

Fez pasó por diferentes etapas. En dos décadas se expandió, tuvo locales en Montevideo y Punta del Este e incluso se instaló en Paraguay. Sin embargo, en un mundo cambiante y con las diferentes necesidades de sus clientes, Fez se adaptó a las redes sociales y al trabajo personalizado. 

Cada año, la empresa realiza tres ferias de 10 días cada una, donde se exponen los muebles que están a la venta. 

“En esos eventos se vende el 70% de los productos y en el correr del año, llevo los productos que quedan a probar a las casas”, detalló Amorim. 

“Encontramos el éxito entre las redes sociales y WhatsApp. Comprar un mueble nuestro no implica salir, estacional, moverse por la ciudad; me encargo de llevarlo a la casa de quien lo quiere y permitirle que lo pruebe”, señaló. 

Cómo funciona el negocio. 

Según destacó Amorim, el formato de llevar los muebles a probar está funcionando bárbaro y modernizó la forma de comprar: “Genera más adrenalina que el clásico ir al lugar”, resaltó.

Ante la duda sobre si los muebles se ven afectados en esta modalidad, la empresaria aseguró que nunca tuvo malas experiencias y que trabaja con un público “súper confiable”. 

“Manejo clientes que son espectaculares y nunca tuve un problema, ni devolvieron un mueble rayado”, agregó. 

¿Cómo probar un mueble de Fez? Amorim explica el paso a paso del proceso: “Te ponés en contacto conmigo a través de las redes o por teléfono; me contás más o menos lo que querés. Puedo ir a tu casa, te voy a asesorar un poco el tamaño del mueble, el color e incluso te ayudo a reubicar lo que tenés para que funcione. Entonces te mando las opciones que a mi me parecen. Ahí la decisión pasa al cliente: debe elegir las piezas y contarme cuándo está disponible para probar. En función de los gustos, deja el mueble algunos días”, detalló. 

Amorim resaltó que el 90% de las veces los muebles quedan y se debe principalmente a que hay un asesoramiento integral, vinculado con el tipo de inversión que se realiza. 

“Son muebles bastante caros entonces es prioridad que el cliente se quede súper contento y conforme con lo que compró”, subrayó y aseguró que si ve que hay dudas es muy sincera en el proceso de compra, porque se basa en un trabajo de confianza. 

Si bien Amorim explicó que vende todo tipo de muebles, se declaró una fanática de los aparadores altos y bajos. “Es un producto que en Montevideo casi no hay y lo que traigo en mi opinión es ‘de locos’. Me encanta cómo quedan y la magia que le dan a los lugares”, destacó.

 Arte a medida. 

Uno de los nuevos emprendimientos de la empresaria no está vinculado con mobiliario, sino que pone su foco en el arte. 

“Me fascina el arte y eso lo heredé de mi mamá que es una gran coleccionista. Este nuevo proyecto surgió con el objetivo de apoyar al arte nacional contemporáneo”, contó. 

El conocimiento de la empresaria con artistas nacionales y su trabajo con curadores de arte la llevaron a ofrecer su casa como un museo. “Hago reuniones en mi casa donde viene un curador de arte de una galería y expone obras de  de distintos artistas”, destacó. Allí el curador, explica los detalles técnicos de la obra. 

El siguiente paso implica que los interesados vean cómo queda una obra en sus ambientes personales : “Te asesoramos desde el punto de vista de luz, colores o los muebles que encontrás en tu casa. En vez de estar comprando un cuadro en una galería, con la luz, colores y atmósfera de ese lugar, lo estás viendo en tu casa en una experiencia mucho más amigable”, aseguró .

Amorim remarcó que el diferencial de este tipo de compra es que se compra la obra perfecta para un hogar.